Maker Palace

¡El Reino del RpgMaker y del Ocio!
 
ÍndiceBuscarGrupos de UsuariosScriptsRecursosTutorialesPalaceJuegosPalaceWikiFAQRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Temas similares
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» Reparación de Conjuros
por kyonides-arkanthos Jue Oct 12, 2017 12:22 am

» Screenshot del nuevo KUnits XP oon menú
por LinkLuis55 Sáb Sep 23, 2017 10:03 pm

» Dando una vuelta por acá
por LinkLuis55 Dom Ago 20, 2017 2:56 pm

» Heroes del Crimen 2 DEMO
por jasuso Mar Ago 01, 2017 12:04 am

» The Legend of Celestia II: A World of Twilight Shadows Demo
por Jlopez_96 Vie Jul 28, 2017 6:20 pm

» The Legend of Celestia: Four Cristals
por Jlopez_96 Mar Abr 25, 2017 4:59 pm

» [VXAce] Burando Doragon
por gantzer49 Dom Abr 23, 2017 7:43 pm

Recomendados
RPG en RPG Maker
La importancia de un Backup
Que requiere un sistema de Batalla para ser exitoso
9 Minutos de Juegos por fans
Guía de Subforos para Tontos de Maker Palace
Indice de Scripts Locales XP
Falcao Pearl ABS Liquid
¿Quién está en línea?
En total hay 7 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 7 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 179 el Mar Ago 30, 2011 10:06 pm.
MiniChat
Mejores posteadores
Raiden (3346)
 
DaviX (2740)
 
Frikilangelo (2461)
 
SagahonArturo (1806)
 
Falcao (1775)
 
kyonides-arkanthos (1768)
 
Mur-mai-der (1755)
 
Ares (1613)
 
LinkLuis55 (1558)
 
Webmaster24 (1354)
 
Afiliados
Crear foro Mundo Maker Foro de anime y RM2k3/XP/VX Computer mix
Flag Counter
free counters
Visitas


Comparte | 
 

 Las Aventuras en Maker City

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
kyonides-arkanthos
Lord Guru Maker
Lord Guru Maker
avatar

Cantidad de envíos : 1768
Miembro desde : 03/02/2010
Sexo : Masculino

Maker : RMXP


MensajeTema: Las Aventuras en Maker City   Vie Jun 26, 2015 6:14 am

Las Aventuras En Maker City

La Relevancia de Dos


Maker City es ahora el centro de nuestra atención, aunque la razón más evidente que ahora tenemos para vigilarla quizá sirva más para desviar nuestra mirada de lo que realmente está ocurriendo en esta ciudad.

Para hacer lo posible para no dejarlos solos, por su cuenta, sin nadie que les tienda una mano amiga, he decidido que debo invitarlos a dar un recorrido por sus calles anchas y angostas, las finamente iluminadas y las más oscuras y decadentes.

No quiero que se confundan, mis estimados amigos, yo no soy un guía turístico de la zona. Bueno, al menos no sería ese típico idiota de cara siempre sonriente que solo piensa en esforzarse lo mínimo para sacarle el máximo a los bolsillos de los atolondrados visitantes de tierras lejanas.

¿Quién soy realmente? Pues, supongo que esa es una pregunta muy filosófica para mi gusto, pero les echaré un hueso para que no se sientan ignorados por mi persona. Empezaré por contarles sobre mis anteriores ocupaciones, a todos les encanta juzgar a los demás por sus trabajos como si eso definiera a las personas. Soy un simple jubilado, aun si no siempre lo fui. Creo que es la más interesante o la más retadora profesión que se pueda tener en la vida, en especial si debes de vivir con un porcentaje de tu sueldo en lugar de obtenerlo en su totalidad.

De acuerdo, no he sido un jubilado por décadas de décadas, anteriormente me dediqué al infame negocio de ser policía. Al menos así fue hasta que por un balazo todo se trastornó y me relevaron de mi puesto, en un inicio sería por vacaciones forzadas, mas luego se convirtieron en permanentes. Lo que convierte ese asunto en algo curioso es que si yo era alguien tan peligroso como para andar rondando por las calles, ¿por qué no me quitaron el permiso de portación de armas?

Cuando dejé esa parte de mi pasado atrás y gracias a mis fieles compañeros, mi arma y mi permiso, pude seguir con mi vida como detective privado. Es más que evidente que mis ganancias se desplomaron, en especial cuando no quería ver cómo un hombre o una mujer le era infiel a su pareja solo por la aburrida petición de algún cliente.

Mi historia personal no les dirá mucho desde un inicio, pero el paso del tiempo tal vez pueda cambiar esa percepción que tienen de lo que aquí acontece a la esplendorosa y radiante luz y también sumido en las tinieblas.

El escenario de esta ocasión no es menos que el mismo Maker City Palace, un espléndido museo con un toque que yo consideraría único, un antiguo teatro restaurado que lo complementa desde el punto de vista cultural. Parece que alguien creyó que le haría falta una pieza más en su exhibición o tal vez se trate de dos piezas, sí, dos de ellas.

En el interior del museo se hallaron dos detalles de importancia. ¿No se les hace raro que me vea en la obligación de mencionar mucho el número dos? Aunque para mí el dos sea un número demasiado bajo como para molestarse en prestarle atención, para los investigadores de la escena del crimen era un asunto prioritario. Faltaba un cuadro famoso de no sé qué pintor alocado de esos que sobran por ahí y una serie de manchas de sangre a lo largo del corredor. Esas marcas a veces parecían dibujar el número dos. ¡Vaya necedad la de esta gente!

Para hacer de esto algo más "ameno", hará falta comentarles que los hallazgos no se acabaron allí. Si no han olvidado lo del número dos, no se sorprenderán cuando les cuente que el lobby del museo y alguno de los corredores que se conectan a él también están envueltos en esta intriga de pasión artística. Por algo detesto el arte...

Justo en un sector del lobby es donde se encontró a la víctima. Más allá de las dos puñaladas en el corazón y el vientre y de las dos astillas halladas en las manos del fenecido, no hay nada fuera de lo ordinario. Su nombre era Maximiliano Dival, mejor conocido en la vida real como Max Dival y en la virtual como Divalmax. Se dice de él que era un joven profesional con un retorcido sentido del humor, si es que a alguien le hacían gracia sus bromas simplonas y predecibles.

Eso me recuerda cómo tampoco soportó a ese tipo, el forense Lucius Macaca, mejor conocido por los uniformados como Mono Loco. Su lúgubre aspecto de mono siniestro que cree que evolucionará con ayuda de la magia oscura lo mantienen alejado de mucha gente, pero luego del retiro del anterior jefe del departamento de estudios forenses no les queda más que lidiar con ese loco hechicero amateur.

Por lo que algunos oficiales me dijeron el otro día, esas enigmáticas astillas no eran otra cosa más que partes desprendidas del marco de un famoso cuadro en exhibición en el manchado museo. Lo que más debería intrigarnos en este punto es que no se sabe absolutamente nada del paradero de esa pintura. Los policías han tratado de ubicar a posibles compradores que acostumbren a hacer negocios oscuros en el mercado negro del arte. Es curioso que nada haya rendido los frutos esperados y casualmente los soplones con los que cuentan ellos no saben nada pero de nada al respecto.

Yo dudo que esto se trate de un hecho aislado, pero no quiero verme involucrado en esto. De todas formas parece que tarde o temprano lo estaré, ya el otro día uno de mis excolegas me pasó el aviso de que podrían quitarme mi pensión, si se le puede llamar así a esa suma de porquería que me entregan mensualmente, cuando tengo suerte.

No entiendo cómo es que lo podrían lograr ni por qué yo soy tan importante en esta época luego de años de aislamiento policíaco. Solo me puedo imaginar que quieren aguardar pacientmente a que me equivoque en algo para tener la excusa perfecta para quitarme lo poco que me dejaron hace unas décadas.


Última edición por kyonides-arkanthos el Lun Jun 29, 2015 1:37 am, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://deloquesea.mforos.com/forums/
kyonides-arkanthos
Lord Guru Maker
Lord Guru Maker
avatar

Cantidad de envíos : 1768
Miembro desde : 03/02/2010
Sexo : Masculino

Maker : RMXP


MensajeTema: Re: Las Aventuras en Maker City   Lun Jun 29, 2015 1:35 am

Almas Desamparadas


En las últimas semanas he pasado más aburrido con el trabajo que me asignaron que en mis tiempos de policía retirado, en aquel entonces eso era relajante. A pesar de las restricciones para acceder a los archivos de la policía de Maker City, me las he ingeniado para obtener toda la información que he podido de los posibles criminales involucrados en este absurdo caso y de paso un poco sobre cómo hacer caer a ciertas personas. Lo malo es que para esto último tendré que esperar mucho tiempo más, estoy muy lejos de estar listo para desatar un huracán en la ciudad.

Luego de sumergirme en dichos informes he reducido a tan solo unos cuantos la lista, mi lista, de posibles perpetradores de tan horripilante acto y que fue por demás innecesario. Entre ellos hay uno, solo uno, que podría estar en mi mira, es solo que hay ciertos inconvenientes de relativa importancia que no he podido resolver hasta la fecha.

Es por eso que hoy debo dirigirme justo al único lugar donde puedo encontrar a ese inadaptado social, a esa gran peste de la sociedad. Por curioso que me parezca, esta vez no hubo muchas objeciones de parte de nadie como para impedir que yo lo visitara en la cárcel de las Almas Desamparadas. Ese no es su verdadero nombre, pero es mucho más sencillo que la gente te dé la dirección del lugar si se los preguntas con ese nombre tan corriente.

Por fin arribé a este antro de perdición para convictos y no me queda más que registrarme y dejar cualquier pertenencia de dudosa procedencia en custodia. No, yo no tuve necesidad de entregarles mi arma, la dejé en mi vehículo previendo que me iban a dejar desarmado para no meterle unos cuantos plomazos a ese desgraciado justo en su frente. Quién sabe cuántos ya lo han tratado de eliminar por querer salvaguardar sus propios intereses. De seguro se cansaron de escuchar que el detector de metales chillara de forma descontrolada.

–Señor, por favor diríjase al salón de interrogatorios número tres –me indicó el custodio– y no se preocupe, aquí el custodio Lynx le servirá como guía para que no se extravíe. Realmente este no es un lugar en donde usted quiera perderse.

–Comprendido, oficial –le dije al hombre uniformado– no estoy aquí por gusto y no quisiera quedarme más tiempo del necesario, pero con estos hijos de la calle de la amargura nunca se puede estar seguro de cómo terminará la mente de uno, si de veras se trata de comprender su forma de pensar y de actuar.

Así es como voy paso a paso por ese largo pasillo con luces fluorescentes en no muy perfecto estado con un encantador zumbido hipnotizante. Más les vale que no me salgan con alguna miserable excusa de que ese apestoso reo no está dispuesto a concederme una entrevista. Sería capaz de escabullirme para sacarlo de su celda y molerlo a golpes hasta que no se pueda decir con total certeza de quién se trataba.

–Me parece que solo es otro de esos ridículos que por jugar de violentos les permiten hacer casi todo lo que quieran mientras estén tras las rejas, lejos de la gente decente y honrada.

–Lo que usted no sabe, oficial–le expliqué al custodio ignorante–, es que él no tiene esa máscara como un simple adorno. Esa es ahora su cara luego de que él mismo se la desfigurara con esa retorcida intención. Se diría que la anterior no reflejaba bien su verdadero yo…

–Ese sujeto es más espeluznante de lo que me imaginaba.
En cuanto llegué no podía ocultar mi disgusto por ese fétido olor a sangre. Según me explicaron, eso se debía a la carne sangrienta que el reo solía comer. Vieron que esa era la forma más rápida de evitar que matara a los otros comensales de altura. Luego de sentir tanta repulsión comencé a pensar que no solo podría tratarse de sangre de origen animal, debía estar mezclada con algo más.

–¿Es usted el imbécil de Alexander Maiden alias Murmaider, el brutal asesino en serie de los machetes?

–Antes deseo que me aclare una cosa. ¿Quién es el que pregunta por este humilde servidor de la oscuridad que todos llevamos dentro de nosotros?

–¿Acaso importa quién sea yo, marrano bermejo? Lo que aquí interesa–le grité al inmundo presidiario–es que confiese de una buena vez cómo fue que lo hizo. Tuvo que ser usted quien matara al hombre del museo o del teatro, no pudo ser nadie más. Dígalo ya, ¿de qué manera consiguió dar con la víctima?

–Solo un muerto…

–Debió ser alguien que estaba en su lista de pendientes cuando lo arrestaron por algunos de sus múltiples crímenes macabros en extremo.

–Trato de decir que no me considero un asesino en serie solo por matar a uno solo–comentó el desfigurado con algo de sarcasmo en su tono–. Debo estar perdiendo forma por estar recluido en este nido de ratas que no están a mi elevado nivel de comprensión de la oscuridad.

–Con eso busca decirme que no puede tratarse de una sola víctima, ¿no es así, desgraciado pervertido? Entonces cuénteme dónde escondió el otro cuerpo. Recuerde que callarlo no servirá para manchar más su asqueroso récord policial.

Ese tal Murmaider solo se sonrío de forma sombría, oscura como la noche sin luna en toda la expansión del firmamento. Yo no podía soportar más a ese sujeto, sería imposible para cualquiera. Ya debía de haber llegado la hora de hacerlo enfrentar a su verdugo.

–Confiéselo de una maldita vez–le exigí con absoluta vehemencia y resolución–, si es que es tan hombre como para hacerlo.

Ahí fue cuando el silencio por fin llegó a ese módulo de la prisión, no por eso los trabajadores se sintieron más relajados. Me estaba impacientando tanto que ya me faltaba poco para buscar alguna herramienta para romper esos barrotes y todos los huesos de ese despreciable criminal. Eso cambió al cabo de unos diez o quince minutos cuando finalmente volvió a abrir su bocota inmunda.

–No tengo motivos por los cuales hablarle a un miserable que desconoce su propia oscuridad y a dónde esta lo podría llevar si se dejara guiar por la persona indicada–expresó con desinterés el asesino.

–¡Estúpido! No se imagina las ganas que tengo de sacarlo de su celda para molerlo a golpes hasta que no le queden dientes para sonreír de esa siniestra forma.

–¿Y qué lo detiene? Tal vez–me dijo el reo de la mirada sucia y retorcida–ya llegó la hora de una renovación total de mi apariencia, je, je.

–¡Abran la celda para asegurarme de que deje de respirar hoy mismo!

No pude extraerle más información, varios custodios tuvieron la penosa necesidad de defender lo indefendible con tal de no ser despedidos por mi afán de hacer justicia con mis propias manos. De seguro me comprendían a la perfección, pero no se puede hacer ninguna otra cosa ante los ojos vigilantes de las condenadas cámaras de seguridad del complejo.

Al menos ahora está completamente claro que no se trata de una sola víctima sino al menos de dos. Me está cansando pensar y escuchar ese número una y otra vez por culpa de este estúpido caso. Incluso me atrevería a decir que ya hace falta que lo cambien por el tres o el nueve para variar.

No me sorprende que en la escena del crimen algo se haya pasado por alto durante la primera inspección, pero veía raro que nadie reportara el hallazgo de un segundo cuerpo en el museo o en el teatro anexo. ¿Sería solo una manifestación del gran ego de ese demente? ¿O se trataría de una fuerte e inequívoca señal de que de veras había alguien más involucrado en este caso de homicidio?

–Operadora, soy yo, el nuevo consultor de la policía. Por favor comuníqueme con el oficial a cargo de la investigación del caso Baker-Smith. Es imperativo que hable con él, tal vez se les olvidó hallar un segundo cuerpo en la escena del crimen.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://deloquesea.mforos.com/forums/
LinkLuis55
Diamante
Diamante
avatar

Cantidad de envíos : 1558
Miembro desde : 15/01/2010
Edad : 22
Localización : Venezuela
Sexo : Masculino

Maker : RMXP


MensajeTema: Re: Las Aventuras en Maker City   Jue Jul 02, 2015 6:32 pm

Me encanta tu forma de escribir, creo que esto es lo que hace más interesante la historia, ya lei todo y me gustaría leer la siguiente parte, en especial cuando salga mi persona, jejeje, me gusta mucho como juegas con los personajes y a los de altos rangos los pones como malvados, es interesante..
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ogaku-oficial.mi-foro.es
kyonides-arkanthos
Lord Guru Maker
Lord Guru Maker
avatar

Cantidad de envíos : 1768
Miembro desde : 03/02/2010
Sexo : Masculino

Maker : RMXP


MensajeTema: Re: Las Aventuras en Maker City   Sáb Jul 04, 2015 8:19 am

Triforzados
 
Con toda la pereza de cinco mundos y siete octavos más me presenté a trabajar hoy en la delegación policial. Lo sé, no tengo por qué hacerlo, bueno, sí tengo que proteger mi pensión o me quedaré sin fondos en poco tiempo. ¡Qué se vaya al diablo con la casa de interés social o más bancario que otra cosa! También lo haga la que me dejó por irse con otro policía hace unos treinta años, de seguro ahora lo espanta por las noches, ya que perdiera su juventud. Capaz que me hizo un tremendo favor y no me había percatado de eso.
 
¡Estúpida puerta selectivamente automática! Siempre es la misma payasada con ella, pasa uno, luego dos, cinco y no ocurre nada extraño, pero me asomo yo y se cierra para que me rompa la nariz. ¡Yo te romperé en un trillón de pedazos, puerta malintencionada! Lo que es peor, el capitán se divierte a costa de mi sudor y sangre. La única diferencia es que este es el único momento en que estoy presente para darme cuenta de ello. Hay días que dudo de mi vocación de policía porque me dan hartas ganas de aplastarle la nariz a ese granuja estafador.
 
La reunión comenzó en la muy espaciosa sala especializada de conferencias para veinticuatro personas con sus platos y sus cubiertos a mano y una larga fila para solicitar los alimentos a consumir que es más larga que la de cualquier prisión que haya visto. No tengo nada en contra del pollo frito, me parece de lo más sabroso por más que esté envuelto en chorreante grasita sabrosona. Es solo que no soporto a los imbéciles que llenan de ese olor ese ambiente tan cerrado con sistema de aire acondicionado reciclador de vientos enfermizos o que simplemente se la pasa apagado por alguna descompostura que sufriera la condenada máquina.
 
Ya no aguantaba el dolor de cabeza y para acabar de arreglarlas no me venden ninguna pastilla por miedo a que me intoxique con ella y debe ser llevado al hospital a toda prisa. Y esa voz chillona del sargento y mano derecha del capitán me hacían creer que mis tímpanos no sobrevivirían a tan prolongada exposición.
 
Deben de tener ganas de conocer el motivo de la reunión, no se los comenté antes porque a mí no me afecta en lo absoluto. ¿Qué me importa a mí un presunto ecoterrorista principiante nacido en el Orinoco? Aunque fuera el lugar más bello o el más contaminado sobre el planeta, nunca he estado ahí y no sé cómo llegaría a parar a Maker City, la ciudad industrial y del software de computadora. Tan simple que era la vida cuando esos demonios de circuitos no estaban ahí para recalentar las oficinas hasta sofocarlo a uno.
 
¡Vaya sorpresa nos da el sargento Ares! No se tardó nada en asociar al pretensioso ecoterrorista con el asesinato del museo, se atrevió a afirmar vehementemente que forman parte de la misma organización. ¿Qué esperará para ligarlo al asesino en serie Murmaider y su culto demoníaco de la oscuridad?
 
–Estos insignificantes intentos de socavar las bases del gobierno de la ciudad no darán frutos–aseveró el disparatado de Ares–, porque los impecables oficiales de esta estación se encargarán de arrestarlo y traerlo ante la justicia para que responda por este y muchos otros crímenes.
 
Me iban a matar con estos discursos sin sentido, así que solo quedaba abandonar la sala de comedor de la policía antes de que vomitara el pollo o el puré de papa mal preparado me secuestrara en el servicio sanitario sin aceptar ningún rescate a cambio. Comencé a sentirme algo más aliviado y me dieron ánimos de dar una vuelta por la ciudad, quizá encontraría a algún sucio ladronzuelo que me hiciera ver bien ante la comunidad, en especial ante los panaderos. Hacía tiempo que me daba un serio antojo por un tres leches, un tiramisú o quizá un calzone. ¡Qué rápido se me olvidó que iba a regurgitarlo todo!
 
Sí, te tengo en la mira pan dulce mentecato, tienes las horas contadas. Vine por ti y no tienes para dónde echar a correr. Te meteré un gran mordisco y ya verás como a esta ciudad no le interesas ni por broma. No obtendrás ningún trato especial porque ni siquiera llegarás a vértelas con el fiscal adjunto, estaremos solos tú y yo y no habrá absolutamente nadie que me acuse de brutalidad policiaca. Ni voltees a ver a la rosquilla, ella está hundida en este lío tanto como tú lo estás.
 
–Señoras y Señores, bríndenme su atención por unos momentos. Este negocio–interrumpió un joven de aspecto un tanto andrajoso y voz de idealista imberbe–esta misma panadería que por fuera luce como el oro es propiedad del cerdo capitalista Máximo Gil, mejor conocido en el bajo mundo de Maker City como el Tío Gili. No deben acercarse a él, esta panadería que ven aquí contamina el medio ambiente y junto con los demás negocios turbios del Tío Gili han matado a miles de especies de aves acuáticas y de peces de agua dulce.
 
–Disculpe, muchachito del sombrerito que parece pirueta, pero a ese pan dulce y a esa rosquilla ya los tenía más que sentenciados. Los consumiré hasta que no quede nada de ellos y los haré parte de mí por más que griten durante el proceso y usted no podrá detenerme.
 
–Bueno, en realidad creo que ambos están locos de remate–comentó un transeúnte indignado por las idioteces que hacía el mocoso de verde–, pero el señor ya entrado en años tiene la razón, al menos la tiene en parte. Si nosotros queremos ir a comprar algo rápido para merendar, eso ¿qué le importa a usted? Somos libres de adquirir la mercadería que queramos donde y cuando queramos. Usted no nos puede bloquear el paso así nada más.
 
–¿Lo ve? Es usted quien está violentando nuestro derecho al libre albedrío y a la libre degustación de cuanto delikatessen nos pongan en frente. Es más, usted ya debería llevar esposas para encaminarlo de una maldita vez rumbo a la comandancia de policía más cercana.
 
–Los zombies manipulables que sirven al sistema corrupto del capitalismo exacerbado no podrán conmigo–aseguró el fanático de las películas de fin de mundo y de muertos vivientes corriendo por doquier–y se los voy a demostrar encadenándome a este establecimiento comercial de la decadencia moral de nuestra amadísima sociedad que nos vio nacer con aquella esperanza de antaño.
 
–A ver, hijo de su madre naturaleza, dígame cuál es su nombre.
 
–Cómo me llame yo no es lo importante, pero soy Link, James Link y formo parte de la prestigiosa organización conservacionista de la biosfera, los Triforzados y hemos llegado a Maker City para quedarnos porque esta urbe está muy necesitada de nuestra ayuda para descauterizar su conciencia como sociedad igualitaria.
 
–Igual me da si usted es futbolista del Madrid o el agente cero cero cero–le comenté al mentecato que no se separaba de la puerta de la panadería–sepa que se metió con la persona equivocada. No admitiré que tenga de rehenes a mis amigos de la sección de repostería, ah, sí, sí y al panadero y su cajera. Solo espere a que saque mi arma de reglamento y no será de mermelada que llene su pecho.
 
–Esta es otra demostración de lo que es capaz la tiranía de los corruptos que están en el poder y de sus sucios lacayos, los policías, su ejército personal que pisotea a los débiles de corazón para subyugarlos y convertirnos en sus sumisos sirvientes sin voluntad propia.
 
–¡Me importan menos que un bledo sus discursos de jovencito al que le lavaron el cerebro en la Quinta Internacional de los comunistas o en las sectas anarquistas de los barrios bajos! Esto se acaba ahora y a usted lo exhibiré en esa vitrina luego de que lo rellene con plomo y lo deje como queso gruyer.
 
–Preferiría no tener que llegar a esto–balbuceaba ese delincuente infantil que no sabe nada de la vida–, pero mis valores son inquebrantables y es precisamente por mi firme convicción que no tengo más alternativa que activar el dispositivo de autodetonación de la bomba que mantenía oculta bajo mi anorak a la espera de que mis palabras hicieran eco entre la ciudadanía. En cambio ahora solo disponemos de menos de dos horas para arrepentirnos del camino que tomamos en conjunto.
 
–Eres un desgraciado de primera, eso te lo concedo. Ni creas por un momento que te perdonaré lo que has hecho, condenado duende.
 
¡Demonios! Ahora tenía no solo una situación de rehenes, entre los que estaban mis entrañables amigos, sino que también tenía que lidiar con un desquiciado que haría volar toda la cuadra por el simple hecho de salir en exclusiva en el noticiario del mediodía. Haría falta llamar al equipo especial de choque para ver si lograban desactivar el explosivo o todos nos vaporizaríamos en el intento.


Para colmo de todos los males y todas las injusticias por haber el antojo me ponía más nervioso de la cuenta, ya no sabía cómo proceder ante la amenaza explícita. Solo se me ocurrió apuntarle con mi arma sin saber si jalaría el gatillo una vez más.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://deloquesea.mforos.com/forums/
LinkLuis55
Diamante
Diamante
avatar

Cantidad de envíos : 1558
Miembro desde : 15/01/2010
Edad : 22
Localización : Venezuela
Sexo : Masculino

Maker : RMXP


MensajeTema: Re: Las Aventuras en Maker City   Lun Jul 13, 2015 3:13 am

Me gusta mucho la historia y en especial como escribes, como ya te dije antes, aunque a varios personajes no los describes mucho, no describes como son, por ejemplo: que si tiene cabello negro, ojoz azules, altura de tanto, es blanco o negro, cosas que puedan orientar al lector. Obviamente no lo harás siempre pero aunque me encanta la historia no me oriento en algunas cosas, no puedo imaginarme a la mayoría de los personajes porque no me dicen como son.

No me das detalles de ellos como los mencionados o cosas por el estilo, en el mio mencionaste que es como un duendecillo y creo que dijiste verde, como me encanta link sé que es como él pero si no conociera zelda no lo supiera xD. No recuerdo si mencionaste que tiene gorro o no, pero esos son los unicos detalles que me dan una imagen de mi personaje, que es duende y que tiene gorro verde, y en caso den o tenerlo entonces era verde xD.

No lo digo como crítica sino como consejo, ya que en lo personal me gusta tener detalles como los explicados para poder imaginar a los personajes, me gusta mucho poder saber como son las personas en las historias, así que si no te molesta proporcionar de vez en cuando esos detalles te lo agradecería mucho. Del resto no tengo más nada que decir, me gusta mucho como estás desarrollando la historia y me parece muy buena, me encantan las historias de misterio, buenos y malos, policias, detectives y todas esas cosas.

Por lo que esta historia me ha enganchado, buen trabajo kyo, sigue así espero la continues y muestres más cosas gráficas.

Saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ogaku-oficial.mi-foro.es
kyonides-arkanthos
Lord Guru Maker
Lord Guru Maker
avatar

Cantidad de envíos : 1768
Miembro desde : 03/02/2010
Sexo : Masculino

Maker : RMXP


MensajeTema: Re: Las Aventuras en Maker City   Lun Jul 13, 2015 1:06 pm

Lo que sucede es que ni sé cómo se verían Uds. en este mundo ficticio y no quise complicarme la vida. También tenía la intención de agregarle más suspenso al no aportar datos que no fueran de la personalidad o del ambiente en el que viven o trabajan. En otras palabras quiero basarlo en aspectos sociales, psicológicos y no tanto en el físico de los personajes. Bueno, lo de Mur era un caso particular, pero la idea es que su imaginación les dé la apariencia qué más les encante o aterre. No es que yo vaya a jugar con sus mentes ni a hacer nada semejante, es solo que quiero que se metan en sus personajes y les den vida en sus mentes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://deloquesea.mforos.com/forums/
LinkLuis55
Diamante
Diamante
avatar

Cantidad de envíos : 1558
Miembro desde : 15/01/2010
Edad : 22
Localización : Venezuela
Sexo : Masculino

Maker : RMXP


MensajeTema: Re: Las Aventuras en Maker City   Lun Jul 13, 2015 5:34 pm

aah ok, me gusta.. No lo había visto de tal manera pero me gusta mucho, lo hace más interesante.

Bueno esperaré la continuación entonces. Gracias por la respuesta aún así me parece que en ocasiones hay algunas cosas que sería bueno aclarar para poner más en contexto al lector, por ejemplo en mi personaje me perdi un poco en algunas cosas, precisamente en los diálogos, no sé por qué pero me perdí un poco y tuve que releer, quizás sea cosa mía, no sé si a alguien más le pase.

Bueno, apartando todo lo anterior hablado, tengo algunas dudas más que todo por curiosidad, ¿sabes cuántos personajes añadirás a la historia? ¿cómo la vas desarrollando? ¿la vas escribiendo aparte o simplemente mientras ves una persona nueva ideas la historia a través de ese nuevo personaje?


Saludos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ogaku-oficial.mi-foro.es
kyonides-arkanthos
Lord Guru Maker
Lord Guru Maker
avatar

Cantidad de envíos : 1768
Miembro desde : 03/02/2010
Sexo : Masculino

Maker : RMXP


MensajeTema: Re: Las Aventuras en Maker City   Lun Jul 13, 2015 7:39 pm

En resumidas cuentas ni idea de lo que sucederá hasta que está siendo redactado en el archivo de texto o de word. Mentiría si digo que realmente me sumerjo en el personaje o algo por el estilo.

No sé si tanta basura ecoterrorista en la cabeza del "duendecillo" le afectó a la hora de hablar, pero queda claro que no es una persona normal en el buen sentido de la palabra.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://deloquesea.mforos.com/forums/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Las Aventuras en Maker City   

Volver arriba Ir abajo
 
Las Aventuras en Maker City
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [RPG Maker Ace] Las absurdas aventuras de Gumersindo
» [RPG Maker XP] Mostrar nombre en el mapa - Moghunter
» [RPG Maker XP] Reflejo en el agua
» [RPG Maker XP/ VX] Fondos de batalla (battlebacks)
» [RPG Maker VX] Tutorial de Puzzles II

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Maker Palace :: Ocio :: Anime, comics y textos-
Cambiar a: